Temas materiales de Enel Chile

  1. Descarbonización de la matriz energética: el cambio climático constituye, en la actualidad, el principal desafío que debe enfrentar la humanidad y en este contexto, existe el compromiso de Enel Chile con el Estado de Chile de descarbonizar la matriz energética, lo que permitirá la reducción de los gases de efecto invernadero. Con este acuerdo, la empresa se compromete al cierre progresivo de sus plantas a carbón, contemplado originalmente para 2040. En línea con su plan de negocio y visión de futuro, la Compañía anunció en mayo de 2020 el cese de la operación de la Central Termoeléctrica (CT) Bocamina I para el 31 de diciembre del mismo año y para el 31 de mayo de 2022 el cierre de la CT Bocamina II, anticipando en 18 años el término de sus operaciones en base a carbón. Los cierres de las plantas a carbón, basado en los principios de transición justa, consideran los impactos socioeconómicos de la operación y sus mitigaciones.
  2. Salud y seguridad: para Enel Chile y sus grupos de interés, la salud y seguridad laboral tanto de los colaboradores, de los contratistas como de los stakeholders, en general, es un tema prioritario para el desarrollo y continuidad del servicio, que durante la pandemia cobró mayor relevancia que nunca. Por ello, Enel Chile adopta las mejores prácticas, respecto a gobernanza, estrategia y procedimientos para detectar y prevenir situaciones que pudieran poner en riesgo la integridad y salud de sus trabajadores propios y externos.
  3. Distribución de energía: la calidad y confiabilidad de la red y suministro eléctrico son elementos clave en un contexto de mayor electrificación, en que el aumento de la inversión en digitalización y mantención resultan prioritarios para aumentar la resistencia de la red, que cada vez tiene mayores exigencias con la descentralización de la generación.
  4. Enfoque en el cliente: la Compañía orienta su estrategia de negocios en la satisfacción de las necesidades de sus clientes, siendo primordial la calidad de la relación con este y la capacidad de satisfacer sus necesidades, que con la evolución tecnológica pasa a entregar a la ciudadanía herramientas de gestión directas de la energía, cambiando el rol del consumidor a un rol más proactivo de “prosumidor”.
  5. Involucrando a las comunidades: la Compañía opera integrando sus operaciones en el tejido social, económico y ambiental de los territorios donde está presente, generando valor y progreso sostenible para sus grupos de interés. Para ello, es fundamental generar instancias de participación, transparencia e inclusión, para codiseñar soluciones sostenibles a las demandas y necesidades de las comunidades con un entendimiento del contexto territorial.